Vers la sobirania alimentària: el cultiu de l’arròs a Cuba

Impulsan programa arrocero en la Isla de la Juventud

El propósito es cosechar el 50 por ciento del grano que se consume en el territorio y crear la infraestructura para sustituir el 75 por ciento a partir del 2015.

Díaz Martorell
Isla de la Juventud.— Ricardo del Toro, alias Finito por su complexión física, le cogió el gusto a la siembra de arroz. Tras recibir el año pasado ganancias superiores a los 80.000 pesos, espera ahora superar con creces los rendimientos en 2,7 caballerías de ese cultivo.

«Todavía estamos aprendiendo y tenemos que ganar en cultura arrocera. Esta es mi segunda experiencia y trabajamos para no cometer los errores de la campaña anterior. Por ejemplo, la otra vez hicimos los diques de norte a sur y se perdía mucha agua, hoy los inclinamos más al este, porque la caída del terreno permite un mayor aprovechamiento y la mata siempre está húmeda.

«Otro aspecto que corregimos es no poblar tanto el área. En 2009 boleamos casi 40 quintales por caballería, y como no sabíamos mucho se nos llenó de matitas que no pudieron hijear tanto, ahora nos ahorramos 10 quintales de semillas y el cultivo se expande y tiene más hijos.

Del Toro es uno de los campesinos de la zona de Mella, el más importante de los tres polos arroceros del territorio que tiene 26 caballerías en total, de ellas, 19 en las terrazas.

«Con el agua no tenemos problemas, la traemos por gravedad desde el río a través de un sistema de canales rústicos que hicimos, y llega sin dificultad mientras llueve en la primavera. Esto nos permite ahorrar combustible para la época de seca y así no se sobreexplota la bomba».

«Parece que el arroz llegó a mis tierras para quedarse, aunque a veces me las veo negras para garantizar espacio para el ganado mayor, menor y cultivos varios, pues solo tengo tres caballerías para todo.

«Para la campaña de frío experimentaremos la técnica de moteo (trasplante) en dos hectáreas. Dicen los que saben que los mejores rendimientos del país y del mundo se cogen con esa modalidad; y si resulta, alternaremos con las dos técnicas para aumentar la productividad y los rendimientos. «No he recibido capacitación alguna sobre este cultivo, todo lo he aprendido en el campo, escuchando a las personas, leyendo libros que llegan a mis manos. Algunas cosas las entiendo, otras no porque son muy científicas, pero se avanza», comenta.

Revitalizan terrazas arroceras

Tras más de dos décadas inutilizadas, las terrazas para la siembra de arroz al sur de la Isla de la Juventud revitalizan el ajetreo que las hizo producir el cereal con un rendimiento de más de 900 quintales por caballería en los años ochenta.

Juan Carlos González Pérez, ingeniero al frente del proyecto arrocero en el territorio, explicó que el programa consiste en 80 caballerías a plantar en el año, a partir de una doble rotación de 40. De ellas 19 se localizan en las terrazas y se rescatan con el concurso de los campesinos de la zona.

Este sistema se anega a través de un canal magistral con 50 años de existencia que hoy se libera de marabú y se alimenta de una laguna con capacidad de 2,2 millones de metros cúbicos de agua que tributa por gravedad a las terrazas.

«Entre las urgencias —apunta Carlos Díaz, especialista de la empresa de proyectos agropecuarios— está el uso de una draga para profundizar el canal porque una vez que se instale la estación de bombeo (con fecha estimada de septiembre del corriente) necesita profundidad en período seco para fluir».

Migdalia Rives, funcionaria de la Delegación Municipal de la Agricultura, aseguró que todos los componentes técnicos de la estación de bombeo están en el territorio y se espera porque las condiciones de humedad mejoren para iniciar las labores de electrificación.

Mientras tanto, se buscan alternativas locales con recursos inutilizados para incorporar una conductora que garantice el flujo del agua hacia las terrazas, y se trabaja en la rectificación del deterioro provocado por los años en esos sistemas en aras de ganar en eficiencia.

El programa de desarrollo de arroz local pretende sustituir el 50 por ciento de arroz que consume la población pinera (1 863 toneladas) a partir del año 2011. El mismo está comprendido fundamentalmente en tres polos arroceros ubicados en las zonas de Julio Antonio Mella, Ciro Redondo y El Vaquerito.

Para este año se estima que se cosecharán en las 40 caballerías unas mil cien toneladas (23 903 quintales) con un rendimiento de 600 quintales por caballería.

«Además —aseguró Rives—, existen en el territorio todos los componentes para la instalación de un molino con capacidad para cerca de 12 toneladas y un secadero móvil que permitirá realizar todo el proceso».

Expertos y especialistas en la siembra del arroz aseguran que este municipio especial tiene potencialidades para desarrollar con éxito un programa arrocero que garantice sustituir, según los planes previstos, el 75 por ciento del arroz que aquí se consume a partir del 2015 y para ello cuenta con importantes recursos: tierra y agua.

Font: Juventud Rebelde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: