Aznar: a cavall regalat… no li miris el dentat!

https://i2.wp.com/www.elpais.com/recorte/20110227elpdmgrep_3/LCO340/Ies/Gadafi_regalo_caballo_raza_arabe_Jose_Maria_Aznar.jpg

El presidente libio, Muamar El Gadafi, regaló un caballo de raza árabe a José María Aznar durante su visita a Trípoli el 18 de septiembre de 2003. El animal se llamaba El rayo del líder.- EFE

Los jefes de Estado y de Gobierno europeos visitan oficialmente a los autócratas del Tercer Mundo y, a veces, justifican bajo cuerda esos viajes alegando que defienden los intereses del Estado, que abren mercados a las empresas de su país y crean así empleo. Rara vez, sin embargo, esos líderes occidentales mantienen relaciones personales con los sátrapas cuando dejan el poder.

José María Aznar, el expresidente del Gobierno, sí continuó frecuentando al líder libio Muamar el Gadafi tras dejar el Gobierno en 2004. Un año antes, cuando era aún jefe del Ejecutivo, ya mostró grandes deseos de estrechar lazos con él. Fue el primer líder occidental en viajar a Libia tras el levantamiento de las sanciones de la ONU (después de que Gadafi abdicara del terrorismo y entregara a dos sospechosos del atentado de Lockerbie, que causó 270 muertos en 1988). La ONU tomó su decisión el 12 de septiembre; cinco días después, Aznar comenzaba la ronda de visitas de mandatarios occidentales al coronel.

“Libia está haciendo el camino exactamente contrario al de Cuba”, resaltó entonces Aznar ante la prensa, dando a entender que Gadafi practicaba la apertura mientras que el cubano Fidel Castro se enrocaba(1). Él se había desplazado a Trípoli acompañado de 28 grandes empresarios, algunos de los cuales cerraron contratos más tarde.

Cinco años más tarde, cuando ya llevaba cuatro fuera del poder, Aznar regresó a Libia. Gadafi “le ofreció un banquete” en Sirta, al este de Trípoli, según la versión de la agencia de prensa oficial libia Jana. Era febrero de 2008. En diciembre de ese mismo año ambos volvieron a tener una cita gastronómica, esta vez a las afueras de Sevilla, a la que se incorporó Ana Botella, concejal del Ayuntamiento de Madrid y esposa de Aznar. El dirigente libio inició su último viaje a España con una cena privada con el matrimonio Aznar, al que invitó a degustar tres corderos preparados por su cocinero.

Llegeix tota la notícia titulada Aznar, ese buen amigo a EL PAÍS  (27/02/2011)

(1) No volem pensar que els criteris dels mandataris estiguin fonamentats en àpats opulents, regals valuosos o contractes sota mà… Però els fets i les fotografies parlen per sí soles. En qualsevol cas, aquest és un article signat per IGNACIO CEMBRERO en el diari El País.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: