En Mollet se habla de la democracia en Cuba

Elecciones_en_cubaA las 18 horas del sábado 10 de enero, en el Centro Cultural de Mollet, en Barcelona, Cataluña, amigos de Cuba y curiosos se dieron cita para conocer más sobre la realidad cubana. Algo más de unas setenta (70) personas, convocados por el Casal de Amistad “Mollet amb Cuba”, acudieron para ver un documental, donde Ricardo Alarcón de Quesada, doctor en Filosofía y Letras, escritor, político y quien ejerció como Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba entre 1993 y 2013, magistralmente daba detalles del proceso electoral cubano y aportaba algunos datos sobre las elecciones en Estados Unidos, a manera de ilustrar comparaciones sobre el ejercicio de democracia en ambos países.

Ricardo Alarcón de QuesadaEn el documental Ricardo Alarcón comenta que las votaciones, en Estados Unidos, se realizan en un día laboral (siempre un martes de noviembre) y en horario que dificulta a la mayoría de la masa popular trabajadora asistir para ejercer su derecho al voto. Igualmente, los electores norteamericanos se ven en la obligación de volver a realizar todos los engorrosos trámites de inscripción al registro electoral (incluyendo en ocasiones los pagos por gestión) si por necesidades se ven en la obligación de mudarse o trasladarse de Estado antes o durante las elecciones. Además, los candidatos no son propuestos por un ejercicio de selección popular, sino que la población electoral estadounidense se ve en la obligación de aceptar las propuestas impuestas por los partidos políticos y basándose solamente en el programa de promesas, que por lo general nunca llegan a ser cumplibles.

A las palabras de Alarcón habría que agregar que, muy a pesar de que la maquinaria propagandística, hace marketing del sistema electoral imperialista como el modelo “idílico” para llevar a cabo una democracia “real”, el proceso electoral de Estados Unidos no representa una verdadera voluntad del pueblo; ya que los votantes no ejercen el ejercicio para elegir un presidente, sino para elegir en bloque a un compromisario de la opción política (Partido) y que sería el encargado de acudir al Colegio Electoral y elegir al candidato presidencial (quien necesitaría de los 538 compromisarios, al menos el 50% + 1 de los votos).

A modo de ampliar los comentarios de Alarcón, aun cuando el voto de la población estadounidense se emita por una opción política, el cual favorece a un candidato en específico, no siempre la voluntad popular se traduce en presidente del país. Ejemplos son:

  • En 1876, el republicano Rutherford B. Hayes se convirtió en presidente cuando consiguió 185 votos electorales, con sólo 4 millones 036 mil 298 votos populares; sin embargo, su adversario, el demócrata Samuel J. Tilden perdió por alcanzar sólo 184 votos electorales, muy a pesar de haber alcanzado 4 millones 300 mil 590 votos populares. Es decir Rutherford B. Hayes obtuvo 264 292 votos populares menos.
  • En 1888, el republicano Benjamin Harrison se convirtió en presidente con 233 votos electorales y con sólo 5 millones 439 mil 853 votos populares, frente al demócrata Grover Cleveland, quien había adquirido 5 millones 540 mil 309 sufragios (100 mil 456 votos populares más que Harrison).
  • En el año 2000, el republicano, bien reconocido criminal y promotor de la guerra genocida en Irak, George W. Bush alcanzó la presidencia con 270 votos electorales y 50 millones 456 mil 002 votos populares, frente al candidato demócrata Al Gore, quien obtuvo 50 millones 999 mil 897 votos (543 mil 895 votos populares por encima que los alcanzados por Bush).

Sobre el proceso electoral en Cuba, el expresidente del Parlamento comentó que el ejercicio democrático era un proceso que garantiza la voluntad popular, ya que el mismo comenzaba en los barrios de Cuba, partiendo desde la célula de la sociedad (la familia) y en el cual toda la población actual ya sabe que su participación es un derecho que puede ejercer en cada proceso de elecciones.

A esta actividad organizada por Mollet amb Cuba estuvo como invitado el compañero Gustavo de la Torre Morales, cubano de nacimiento que está residiendo en Bacelona desde el año 2008, miembro de la Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí, del Casal de Amistat Català Cubá y de la Plataforma de Solidaridad Defensem Cuba, para que aportara sus experiencias personales y expusiera detalles de la realidad democrática del pueblo cubano.

IMG-20150110-WA0006

Foto: Ana Posada Lee

De las inquietudes reflejadas por los presentes, Gustavo dio a conocer que el proceso electoral cubano está dividido en las Elecciones Parciales (las cuales se realizan cada 2 años y medio y son para elegir a los candidatos a los gobiernos municipales, sus Presidentes y Vicepresidentes) y las Elecciones Generales (las cuales son para elegir a los Diputados del Parlamento Nacional y su Presidentes, Vicepresidente y Secretario; así como al Presidente, Primer Vicepresidente, Secretario y demás miembros del Consejo de Estado).

A la pregunta sobre la permanencia de Fidel Castro en la presidencia por tantos años de Revolución y la posterior toma de posesión al cargo por Raúl Castro, explicó que se hace mucha propaganda anticubana por los monopolios mediáticos, acostumbrados a seguir los dictados imperialistas, los cuales intentan denigrar el sistema político cubano al tildarlo de “dictadura” y “sin valores” democráticos, eludiéndose a que la presidencia de Fidel y Raúl ha sido por vías antipopulares o hereditarias; cuando en realidad ambos líderes tuvieron que ser propuestos y elegidos desde los primeros pasos, como se ha mencionado anteriormente, siendo un proceso que comienza en los barrios. Ambos líderes han sido propuestos y elegidos por el pueblo en las reuniones de base realizadas en los barrios por donde se encuentra su registro de residencia. Además, para el caso de las generales, las propuestas y aprobaciones pueden realizarse por parte de cualquier barrio del municipio por donde se encuentre su registro de residencia.

El compañero Gustavo habló que los delegados tienen como responsabilidad, no sólo la de gestionar las demandas de sus electores en la circunscripción, sino que tienen que rendirles cuentas de sus gestiones. Los mismos pueden ser revocados de su cargo a petición de los votantes en cualquier momento dentro de su período de mandato si incumplen sus funciones. Además, que todos los delegados elegidos, no perciben ningún otro salario que el que ya poseían en su anterior función laboral, como tampoco reciben estímulo monetario o privilegios por las funciones a realizar.

Enfatizó que las comisiones de Candidaturas están conformadas por organizaciones sociales, como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la Asociación de Agricultores Pequeños (ANAP), Federación Estudiantil de la Enseñanza Media (FEEM), la Federación de la Enseñanza Universitaria (FEU), entre otras.

También señaló que en el proceso electoral cubano no participa el Partido comunista de Cuba, muy a pesar de que los medios al servicio del capitalismo y los diversos instrumentos que actúan como medios propagandísticos anticubanos, se empeñan en decir que en dicho proceso solamente participa esta fuerza política. Las propuestas para los diversos aparatos administrativos, sean municipales, provinciales o nacionales no parten del Partido Comunista, sino del pueblo. Esto es una de las cuestiones que distingue el sistema político cubano del resto que señalan como “idílicos” y “democráticos”.

En esto, Gustavo acota que en la constitución cubana sólo se registra como fuerza política legal al Partido Comunista, teniendo en cuenta que es la fuerza de vanguardia que se encarga de exigir que se cumpla lo estatuido en lo jurídico, lo político y lo económico. Además, mencionó que la creación de un partido único para llevar a cabo la Guerra Necesaria de 1895, posibilitó que todas las fuerzas independentistas se cohesionaran, evitando el caudillismo que conllevó a la derrota de la anterior Guerra de los 10 años (1868-1878); logrando así derrotar a las hordas de la metrópolis española. De igual manera, la unidad de las fuerzas revolucionarias y el pueblo en torno al Movimiento 26 de Julio posibilitó que se lograra el triunfo revolucionario en enero de 1959, y ha sido la unidad de las diversas fuerzas políticas existentes hasta 1965 y la creación del Partido Comunista de la integración de todas ellas lo que ha posibilitado derrotar todas las intentonas llevadas a cabo por el imperialismo (el único enemigo) y sus lacayos mercenarios. La burda excusa muy manoseada por la disidencia es que sólo militantes del Partido pueden ser propuestos y elegidos, siendo otra la realidad cubana; ya que las postulaciones pueden ser incluso de auto propuestas; pero la oposición cubana (que representa los intereses orientados por la SINA) no alcanza a tener repercusión en la población, ya que el pueblo cubano sabe que estos individuos no buscan representar al pueblo, sino a los intereses foráneos del enemigo de Cuba. Hasta el portal Wikileaks ha puesto a la luz pública cables donde los propios funcionarios de las Oficinas de Interés de Estados Unidos en La Habana (SINA) reconocer que la oposición cubana son casi desconocidos por la población y carecen de un programa político.

También comentó a que el propio Fidel no le dijo al pueblo cree, sino lee; siendo la educación lo que le ha proporcionándole a cada cubana y cubano la cultura necesaria que les capacita de la consciencia política que les motiva para seguir apoyando, defendiendo y enriqueciendo, con su participación activa, el proceso político y democrático de Cuba. Por eso, el proceso electoral cubano posee un promedio del 97% de participación de la población en todos los períodos electorales realizados desde 1976 hasta la actualidad, mientras que en los procesos electorales que se realizan en los países bajo el sistema capitalista, y auto titulados idílicos de “democráticos”, no alcanzan el 60% de participación. Una muestra irrefutable que la población cubana se implica, haciendo suyo, la construcción y desarrollo del socialismo.

A modo de corroborar las palabras del compañero Gustavo, las siguientes tablas muestran la participación del pueblo cubano en los últimos procesos electorales:

Muestra de los Resultados de las elecciones llevadas a cabo desde 1981. Fuente de las tablas: EcuRed

Elecciones de delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular

Proceso electoral Electores registrados Ejercieron el voto  % Delegados electos
1981 6.272.189 6.097.639 97,2

10.735

1984 6.494.488 6.411.251 98,7

10.963

1986 6.865.344 6.705.434 97,7

13.256

1989 7.240.039 7.117.807 98,3

14.246

1992 7.762.958 7.546.764 97,2

13.865

1995 7.772.583 7.545.821 97,1

14.229

1997 7.952.599 7.760.582 97,6

14.533

2000 8.069.804 7.913.112 98,1

14.686

2002 8.352.948 7.998.061 95,8

14.946

2005 8.461.365 8.178.708 96,7

15.112

2007 8.473.833 8.176.085 96,5

15.236

2010 8.562.270 8.207.946 95,9

15.093

2012 8.599.493 8.101.598 94,2

14.537

Muestra de los Resultados Elecciones de delegados a las Asambleas Provinciales del Poder Popular

Proceso electoral Electores registrados Ejercieron el voto  % Delegados electos
1993 7.828.735 7.795.306 99,6

1.190

1998 8.005.433 7.873.613 98,4

1.192

2003 8.251.527 8.056.616 97,6

1.199

2008 8.433.884 8.169.488 96,9

1.201

Muestra de los Resultados Elecciones de diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular

Proceso electoral Electores registrados Ejercieron el voto  % Diputados electos
1993 7.955.170 7.852.362 98,71

589

1998 8.064.205 7.931.229 98,35

601

2003 8.313.770 8.117.151 97,64

609

2008 8.495.917 8.231.365 96,89

614

En el último proceso electoral llevado a cabo en el 2013, para elegir a los Delegados a las Asambleas Provinciales, de un padrón de 8 604 990 electores, asistieron 7 819 702, para un 90,9%; seleccionándose a 1 269 delegados electos. Para las elecciones de los Diputados al Parlamento Nacional, de un padrón de 8 668 457 de electores, asistieron a las urnas 7 877 906, para un 90,9%; saliendo electos un total de 612 diputados.

Dia-internacional-mujer-rural-La Tunas_foto Yaciel Peña de la Peña 5Dia-internacional-mujer-rural-La Tunas_foto Yaciel Peña de la Peña 1

Fotos tomadas de Cubadebate : Yaciel Peña.

En la composición del último Parlamento cubano, más del 30% de los parlamentarios están vinculados directamente a la producción y los servicios, entre los que figuran obreros, campesinos, cooperativistas, maestros, médicos, científicos, escritores, artistas, líderes religiosos, estudiantes, directivos de entidades productivas, combatientes de las FAR y el MININT, entre otros. El 82, 68% poseen enseñanza superior, el 16,83% tienen enseñanza media superior y el 0,49% la media básica. La edad promedio es de 48 años y el 37% corresponde a negros o mestizos.

En referencia a la participación de la mujer en el socialismo cubano, el compañero Gustavo comentó que el proceso rebelde no se hubiera llevado a cabo sin la participación de la mujer. Ejemplo de ello se tiene a las heroínas Celia Sánchez, Vilma Espín, Aidé Santamaría, Melba Hernández, entre muchas otras; pero de igual manera la revolución cubana no se hubiera desarrollado y defendido si la mujer no hubiera formado parte de la misma. Cuba ha demostrado la realidad de las palabras del Héroe Nacional José Martí, quien expresó: “Cuando la mujer, culta y virtuosa, unge la obra con la miel de su cariño, la obra es invencible”.

Hay que recalcar que se ha incrementado a un 48,86% el número mujeres Diputados en el Parlamento y las féminas son el 51% de los delegados electos a las Asambleas Provinciales. La población económicamente activa femenina alcanza el 36,8%, en la cual el 58,14% posee un nivel medio superior o superior. Los tres sectores más representativos con la presencia femenina son: la agricultura y la pesca, la industria manufacturera y los servicios en comercios, hoteles y restoranes. La creciente entrada de la participación femenina en la vida económica ha conllevado, según expresa el sitio web Resumen Latinoamericano, a que “las mujeres cubanas son cabeza de familia en el 44,9% de los hogares. Esta posición económicamente importante se desprende de otro dato relevante y es que el 66% de los y las profesionales y técnicas son mujeres, al igual que el 50% de las personas que trabajan en el ámbito de la salud.” De igual forma, la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer de Naciones Unidas (CEDAW, según siglas en inglés) reconoce los logros alcanzados por las mujeres en Cuba.

En una de las intervenciones de los participantes se comentó que a Cuba se le había señalado en una ocasión como la “Dictadura de la mayoría”, a lo que el compañero Gustavo le respondió que esa afirmación sólo demostraba que esa MAYORÍA confirma la participación del pueblo como actor fundamental en el sostenimiento del socialismo en el país y que si se estaba de acuerdo con esa categorización, era la manera de aceptar que entonces en Cuba funciona la Dictadura del Proletariado: el poder del pueblo. Esto sólo se puede apreciar cuando se comprueba en las diferentes consultas realizadas en la toma de decisiones importantes en la vida del país. Ejemplo reciente están los Lineamientos Económicos aprobados finalmente en el VI Congreso del Partido, después de haber sido analizados y debatidos en las más de 163 mil 79 reuniones, con 8 millones 913 mil 838 participantes, quienes realizaron 3 millones 19 mil 471 intervenciones y que dieron como resultado que se modificaran el 68% de los lineamientos propuestos y se incorporaran otros para incrementarse de 291 a 311 al finalizar el proceso.

Casi finalizando la actividad, uno de los presentes comentó que conocía a Cuba y su opinión era que el sistema electoral cubano era el más democrático de los conocidos en el mundo; a lo que el compañero Gustavo le respondió: “Como cubano no alardearé de que nuestro sistema político sea el más democrático, tenemos muchas cosas que seguir mejorando; pero sí puedo asegurar que es el más justo y participativo”.

Resumiendo las palabras del compañero Gustavo, se puede señalar que en el proceso político en Cuba se reconoce al pueblo como el decisor del rumbo en el camino de la Revolución. Por eso, dentro de las modificaciones que se le han realizado a la primera Constitución cubana después del triunfo revolucionario (1976), estuvo la de constituir una nueva donde ha quedado reafirmado que el socialismo en Cuba es irreversible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: